miércoles, 31 de marzo de 2010

Fiberfab: Deportivos para armar



Creada en California, USA, en los años 60, Fiberfab comenzó fabricando piezas para modificar Ford Mustangs y luego, basándose en los deportivos de la época, comenzó a desarrollar carrocerías que la gente podía ensamblar con herramientas mínimas en sus propias casas usando el chasis y la mecánica de un VW Beetle y luego ofreciendo chasis reforzados para instalar V8s, con lo que se convirtió en uno de los fabricantes de kit cars más reconocidos de todos los tiempos. A continuación, un vistazo a través de la historia de sus modelos...



Transformando un Beetle en un deportivo: Aztec GT



En 1964 Fiberfab comenzó a diseñar carrocerías deportivas, el primero, llamado Aztec GT, era una carrocería influenciada por los autos de carrera admirados de aquella época (el Ford GT, el Porsche 904 y el Lola GT, por ejemplo) que se montaba sobre el chasis del Volkswagen Beetle (1200, 1300 o 1500). La carrocería, realizada en fibra de vidrio, era sencilla de montar y una persona con conocimientos y herramientas básicas podía montarla en su propia casa y “cambiarle la cara” a su Beetle.

El éxito fue inmediato, tanto por el diseño de la carrocería como por su bajo costo (1.300 dólares) y pronto se le requirió a la empresa la posibilidad de instalarle motores más potentes, por lo que en 1965 Fiberfab presentó un chasis reforzado para admitir motores más grandes, siempre y cuando fuesen bóxer, como el del Porsche 911. En esos años la empresa presentó una versión de puertas de apertura “alas de gaviota”, una versión descapotable del Aztec y versiones con la estética retocada, todo con un único objetivo: que cada Aztec fuese único

Aumentando la apuesta: Avenger GT y Valkyrie


Aprovechando el momento, en 1967 Fiberfab reemplazó al Aztec GT con el Avenger GT-12, una imitación redondeada del Ford GT40, con algunos componentes de Mustang y otros del VW Karmann Ghia. El GT-12 mantenía la misma base del anterior usando el chasis del Beetle, pero una versión posterior, llamada GT-15, usaba ya un chasis tubular, diseñado para poder utilizar componentes del Chevrolet Corvair, incluyendo su motor bóxer 6 cilindros de 2,4 litros, que lograba 84 caballos

Avenger GT-12



Pero la gente pedía más potencia y la tendría con el hermano mayor del Avenger, llamado Valkyrie. Tenia un estilo similar a su antecesor, pero era una apuesta aun mas fuerte, ya que por primera vez abandonaba la plataforma del Beetle y utilizaba un chasis multitubular que le permitía instalar un V8, motor tan solicitado por los clientes de la época, en concreto el V8 Chevrolet de 5,3 litros (327 pulgadas cúbicas) de 450 caballos.

Publicidad del Valkyrie de los diarios de la época, magnificando el potencial del auto al exagerar que "el equipamiento base viene con paracaídas incluido"



Tanta potencia, sumado al hecho de que el Valkyrie solo pesaba 750 kg, le daban una relación peso/potencia de auto de competición, aunque, claro, ya no era tan barato: si bien la carrocería sola seguía siendo económica, el auto entero con el V8 instalado y todos los opcionales salia unos nada baratos 12.500 dólares de la época, aunque aún así era más económico que los Corvette y que los deportivos italianos como Ferrari o Lamborghini

Distintos modelos de carrocería del Valkyrie





Diversificando la oferta: Caribee, Jamaican, Aztec 7 y otros


Fiberfab no se contentó con el Valkyrie y siguió lanzando modelos para completar su oferta de productos, entre ellos el Caribee y el Jamaican, dos kit cars que podían ser instalados tanto a un Beetle como a pequeños autos británicos, como los Triumph TR3 y TR4, a un MG-A o a un Austin-Healey, aunque Fiberfab sacaría después una versión del Jamaican con chasis para soportar un V8.

Jamaican (usando la base de un Austin-Healey del '59)



A comienzos de los 70s Fiberfab también reviviría el nombre Aztec para lanzar su Aztec 7, con carrocería similar a un prototipo de Bertone

Aztec 7



Otros modelos que ofrecían era el Centurión, una réplica del prototipo del Corvette Sting Ray, el Migi, una réplica del MG-TD de comienzos de los 50s, varios buggies, como el Clodhopper o el Vegabond e incluso un auto de tres ruedas, llamado Scarab.

La empresa fue adquirida por Classic Motor Carriages en 1983, quieren variaron el rumbo enfocándose en réplicas y neoclásicos de modelos antiguos, aunque la clientela no se identificó con estos nuevos modelos y la empresa terminó desapareciendo unos años después

La nueva Fiberfab


La empresa original cerró, pero desde el 2003 una compañía comenzó a producir autos usando el nombre de Fiberfab US. Esta nueva empresa se dedica principalmente a hacer réplicas del Valkyrie, ya que el éxito de este modelo creció desde la aparición del espectacular Ford GT en 2005, que reavivó el interés de mucha gente de contar con autos al estilo del GT40. El kit básico de un Valkyrie, sin motor, cuesta unos 5.750 USD

Ensamblado de un Valkyrie



Manuales


Para los que quieran saber más del tema, pueden ver aquí los manuales de ensamblado del Aztec, Jamaican, Avenger y de los primeros Valkyrie